Manualidades con Jumping Clay

La jumping clay es una arcilla de colores que se modela de forma muy sencilla. Tiene una textura muy suave y olores naturales que hacen que su uso sea una experiencia muy relajante, por lo que es muy recomendable utilizar este material para terapias.

La jumping clay es un material muy novedoso ya que es una arcilla no tóxica, por lo que los padres pueden dejar que sus hijos jueguen con ella sin temor. Otra particularidad es que se seca al aire y una vez seca  es un material que no pesa nada y con una textura esponjosa. Por otro lado una vez que está seca bota por lo que al mismo tiempo que los más pequeños se entretienen modelando una vez seca pueden jugar con ella.

La jumping clay se está convirtiendo en un referente para las manualidades con los más pequeños, aunque por su ligereza, cada vez más se utiliza para hacer broches o abalorios. Ofrece infinidad de opciones, ya que además de su variedad de colores, mezclándolos podemos obtener nuevos colores, algo que las otras arcillas o pastas de modelar no permiten. En los centros escolares cada vez se utiliza más ya que además es un material que no ensucia y es muy sencillo de utilizar y con el que además podemos desarrollar habilidades como la psicomotricidad fina o la creatividad.

Artículos relacionados